Skip to main content

10 razones por las que tu contenido no termina de despuntar (II)

Seguimos con la segunda parte de por qué nuestro contenido puede no terminar de aportarnos aquello que se le supondría. ¿Estamos utilizando todo el conocimiento disponible en el ámbito del marketing para generar contenidos atractivos para el usuario? Que va antes, un contenido 100% SEO o contenidos que interesen a nuestros lectores? ¡Seguimos con los 10 mandamientos del contenido online!

6. Descuidas los aspectos técnicos

Recientemente SEMrush ha elaborado una lista que recoge los principales fallos en la optimización de páginas web. Según este análisis, el 50 % de los sitios contiene contenido copiado, algo con lo que Google no hace buenas migas… Otros errores destacados tienen relación con la ausencia de etiquetas de título y de descripciones meta.

No te olvides de incluir botones de redes sociales en tu sitio para facilitar a tus usuarios que compartan tu contenido. Y hablando de compartir, asegúrate de que cualquier infografía que publiques tenga su código de inserción para que otros puedan incrustarla fácilmente en sus páginas. También puedes incluir enlaces de retroceso a tu página, así como una breve descripción o tu logotipo. Recursos como embed.ly te ayudarán a configurarlo.

5. ¡Te estás pasando con el SEO!

Es el escritor el que redacta los contenidos más exitosos, no el motor de búsqueda. Eso sí, para tener a San Google contento hay que cumplir unas reglas SEO básicas para garantizar que tus lectores encuentren tu contenido en las primeras posiciones.

Aunque no lo creas, satisfacer a los lectores impacientes y a los motores de búsqueda al mismo tiempo es posible: mantén las palabras importantes y relevantes y ponlas en el formato y en los lugares apropiados dentro de tu texto:

 

  • En los encabezados, especialmente el título H1
  • En la descripción meta y en las etiquetas meta
  • En el título de la página
  • Al comienzo de los párrafos y frases.

 

Solo deberías incluir un título H1 que contenga la palabra clave más importante. Dependiendo de la estructura del artículo, formatea los otros subtítulos con las etiquetas H2 o H3.

¡Pero no te pases con el SEO! Si rellenas tu texto con palabras clave y etiquetas H como si no hubiera un mañana, lograrás que tu página web aparezca al final de los resultados de búsqueda…

4. No te centras en el tema adecuado

¿Sabes realmente qué es lo que interesa a los lectores que quieres atraer? ¿Son tus conocimientos lo suficientemente relevantes como para posicionarte como líder dentro de tu sector?

Crear personas es una excelente estrategia para ofrecer contenido orientado a tu usuario. Una persona es la recreación del visitante típico ideal de tu página. Basándose en ese perfil, tu contenido debe satisfacer sus necesidades y sus intereses: analiza lo que les gusta a tus usuarios y trata de averiguar lo que buscan cuando navegan. No está de más saber dónde es popular tu sitio. Puedes utilizar Buzzsumo para descubrir qué redes sociales encajan mejor con tu web.

3. No estás distribuyendo correctamente tu contenido

No basta con publicar algo con la esperanza de que algún día alguien lo lea… Investiga los sitios y los canales en los que tu público se mueve para poder difundir en ellos tus contenidos. Obviamente, esto implica que tienes que conocer sus intereses.

Ten en cuenta que existen muchas posibilidades de difusión. Además de usar tus propias redes sociales, valora la opción de invertir en medios de pago y sírvete de tu boletín de noticias para compartir las entradas más recientes de tu blog. Asimismo, contar con algunos de los líderes de opinión de tu sector puede ayudarte a promover con éxito tu contenido.

2. No estás produciendo contenido de alta calidad

Que la red está repleta de contenido basura no es ningún secreto. Como tampoco lo es que a Google no le gustan nada esos artículos vacíos y mal diseñados. Evidentemente, es imposible enganchar a nadie con textos sin vida. De ahí la importancia de producir contenido de alta calidad. Haz que tu mensaje llegue alto y claro y, ¡por supuesto!, libre de errores. Tu contenido debe ser único y relevante, con una estructura clara y redactado de una manera informativa y atractiva para el lector.

1. No te identificas con tu contenido

Creer en lo que escribes es la base del éxito. Tus lectores tienen que conectar tu marca con tu contenido, de lo contrario no funcionará. Llegados a este punto, te vendrá muy bien promocionar un poquito tu marca. Por ejemplo, mantén tu logotipo bien visible en cualquiera de los e-books y vídeos que publiques.

Conclusión

Existen varias razones por las que tu contenido puede no estar funcionando tan bien como desearías. Si sigues nuestras recomendaciones, ¡estarás en el buen camino hacia el éxito!


Publicaciones similares


Ningún artículo disponible


¿Tienes una pregunta o una opinión sobre el artículo? ¡Compártelo!

Tu dirección E-Mail no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*

Managed-Service

¿Quieres externalizar proyectos de contenido completos y recibir contenidos de calidad? ¿Te interesan otros servicios de contenido como la administración los los contenidos para tus blogs? Conoce nuestro Managed-Service y saca el mayor partido posible a nuestro paquete All Inclusive.

Solicitar presupuesto sin compromiso

Self-Service

¿Necesitas contenido adaptado a los tiempos que corren? Con el Self-Service puedes pedir tú mismo el texto que desees de una manera rápida y sencilla. Ofrecemos las mejores condiciones.

Registrarse ahora gratis

Autores

Miles de autores ganan dinero con sus textos a través de la empresa líder de contenidos. Tú mismo decides cuándo y cuánto escribir y así asegurarte unos ingresos flexibles. Descubre cómo ganar dinero escribiendo.

Registrarse ahora gratis