Skip to main content

SEO negativo: qué es y cómo defenderse de los demás

La lucha por conseguir los primeros puestos en las SERPs de Google no está exenta de peligros informáticos y ataques de terceros. Efectivamente, además de esforzarnos diariamente para mejorar nuestras estrategias de SEO, hay que estar pendiente del SEO de los demás; del SEO negativo, concretamente. Descubre de qué se trata el SEO negativo y cómo defenderte de esta práctica.

Internet es una jungla; eso no hace falta que nadie lo recuerde a estas alturas. Por otro lado, nunca está de más que nos refresquen la memoria a la hora de reconocer antiguas prácticas poco amistosas, pero con traje nuevo. El SEO negativo va un poco en esta línea: se trata de “ensuciar” el nombre de la competencia, algo que las compañías con pocos escrúpulos han hecho toda la vida. La diferencia es que, en pleno siglo XXI, para hundir la reputación de una empresa hay que tirarlas por las escaleras de Google. Es decir, hay que minar su posicionamiento orgánico.

¿Qué es el SEO negativo?

Básicamente, el SEO negativo consiste en bajar todo lo posible la posición de la competencia en las SERPs de Google. ¿Cómo se hace esto? Resumiendo mucho el asunto, se consigue con ciertas técnicas de dudosa moralidad: hacerse pasar por la competencia realizando acciones que el Gigante penaliza. En otras palabras, el SEO negativo consiste en hacerle creer a Google que una web está implementando prácticas censurables, las cuales terminan afectando al posicionamiento o, en el peor de los casos, conllevan la eliminación total de la página afectada. Está claro que el SEO negativo no es ninguna broma y que nos conviene estar preparados para combatirlos.

¿Cómo defenderse del SEO negativo?

Para combatir el SEO negativo, primero hay que asumir que es una práctica real y que estamos expuestos constantemente (igual que lo estamos a los ataques de los piratas informáticos). No solo eso, también tenemos que asumir que hacer SEO negativo para dañar a la competencia es relativamente fácil, ¡y que existen empresas que se dedican solo a eso! Es decir, si nuestros competidores no quieren molestarse en aprender de qué va eso del SEO negativo, siempre pueden contratar los servicios de una compañía que les hará el trabajo sucio. Lo peor de todo, suelen ser servicios muy asequibles.

La buena noticia es que también es relativamente fácil defenderse de los ataques de SEO negativo. Basta con identificar qué tipo de estrategias se están usando por parte de los atacantes y responder con técnicas concretas. Para eso, lo ideal es conocer cuáles son las principales prácticas del SEO negativo y estar preparado para anular sus efectos. El problema de siempre es que seguramente no tengas tiempo para formarte y estar pendiente de los demás. Bueno, por suerte, también hay empresas que se dedican a mantener tu entorno digital libre de sombreros negros.

SEO negativo: ataques comunes

En los negocios, parece que la creatividad humana es infinita cuando se trata de molestar al prójimo. Sí, hay muchas formas de poner en práctica el SEO negativo, pero hay algunas prácticas muy extendidas en el ciberespacio:

  • Spam. Es sencillo y barato, y a Google le molesta mucho. El spam es una técnica de SEO negativo muy popular, ya que basta con usar un software que automatiza el envío de una ingente cantidad de backlinks, dirigidos hacia la web objetivo. Podemos hablar de miles de enlaces al día, así que ya podemos imaginar lo que hará Google si nos intentan atacar por esta vía. Dependiendo de la naturaleza de los anchors (porque la inmensa mayoría de estos backlinks maliciosos los contienen), el Gigante nos puede llamar la atención o, directamente, banearnos.
  • Redes y mailing. Otra acción simple que puede hacer mucho daño es abrir perfiles y cuentas de correo electrónico falsas. A través de ellos, los atacantes enviarán todo tipo de mensajes dañinos para la imagen de nuestra empresa. En redes también pueden publicar información perniciosa para nuestra marca o, peor aún, realizar comentarios y reseñas que nos dejen a la altura del betún.
  • Suplantación. Un paso más allá de crear cuentas falsas es suplantar la identidad de la compañía. Normalmente, esta práctica tiene como objetivo robar enlaces o, peor todavía, deshacerse de ellos. Aquí estamos hablando de una técnica algo más compleja, ya que implica acciones totalmente ilegales. También es posible que los atacantes intenten agenciarse el contenido de nuestra web a través del SEO negativo, aunque para ello no es necesario eliminar el contenido original (simplemente lo plagian, y punto).
  • Saturar el servidor. Se trata de otra práctica relativamente simple: tumbar la web a base de peticiones al servidor web. Cuando la compañía que te suministra el servicio de hosting no puede asumir la avalancha de peticiones, la web se ralentiza al extremo o se cae directamente. Aunque este tipo de ataque de SEO negativo no tiene un impacto directo en el posicionamiento (al menos no como el que tienen otras prácticas), el hecho de que nuestra web esté “fuera de servicio” durante un tiempo indeterminado, afecta al negocio sí o sí (especialmente si se trata de un e-commerce).

Respuestas a ataques de SEO negativo

Cuando conocemos la naturaleza del ataque, podemos combatir directamente el SEO negativo con acciones concretas. De ahí que sea de gran utilidad aprendernos los principales tipos de ataques de SEO negativo, y sus soluciones. En el caso del spam, no hay que preocuparse demasiado, al menos si confiamos en la eficiencia del algoritmo de Google a la hora de detectar los backlinks malintencionados. Si no te apetece dejarlo todo en manos del Gigante, siempre puedes usar programas que desautorizan estos enlaces tan dañinos. Los otros tipos de ataques de SEO negativo son algo más complejos de combatir, pero hay formas de hacerlo.

En cuanto a la suplantación de identidad, la creación de perfiles falsos, las reseñas y el plagio de contenidos, lo más recomendable es recurrir a las alertas. Hay software especializado en estos menesteres, aunque lo ideal es contar con la ayuda de especialistas en marketing y SEO para complementar el uso de estos programas con estrategias más elaboradas. Es la mejor manera de cubrirse las espaldas ante un ataque que incluya todas estas acciones: desautorizar enlaces perniciosos dirigidos a nuestra web, denunciar reseñas falsas en internet (normalmente en Google My Business), indexar contenidos originales para que no lo plagien, etc.

Cabe destacar que en el caso del plagio y robo de contenidos por parte de los atacantes, hay muchas más cosas que se pueden hacer para combatir este tipo de ataque de SEO negativo. Además de indexar el contenido, podemos pasar del feed, ya que suele ser un cofre del tesoro para los ladrones de contenidos. También podemos denunciar directamente a las webs que publiquen nuestros contenidos sin permiso; y no solo nos referimos a denunciar en internet a través de herramientas digitales, sino denunciar a la compañía que esté detrás de esta práctica en los juzgados.

No nos olvidemos del ataque consistente en saturar el servidor. Para que nuestra web no se caiga a la primera de cambio ante un envío masivo de peticiones, hay que hacer uso de cortafuegos y cachear la página para evitar que un único visitante cargue una y otra vez los archivos de la web. Lo mismo se puede decir de una versión más sofisticada de este tipo de ataques, los DDos, que no son más que acciones maliciosas que utilizan un flujo de tráfico constante inasumible. Como resultado, la web termina por caer. En este caso, al cortafuegos y el cacheo, habría que añadir un bloqueador de IPs.

Pero ¿qué ocurre cuando no sabemos qué tipo de ataque de SEO negativo nos está afectando? Bueno, no hace falta saber sobre SEO negativo para protegerse con unas cuantas medidas de seguridad, tales como realizar comprobaciones rutinarias de ciertos parámetros. Echar un vistazo a la velocidad de carga de nuestra página es una buena idea, ya que si cae repentinamente o no alcanza la velocidad de siempre, puede que estén intentando atacarnos con prácticas de SEO negativo (como el envío de peticiones para saturar el servidor).

Otras medidas de seguridad elementales para combatir el SEO negativo mediante la prevención son:

  • Revisar si hay contenido duplicado e informar a Google.
  • Desautorizar enlaces externos por defecto, usando listas que puedes ofrecer a Google.
  • Deja que Google te notifique por email de las acciones que pueden responder a ataques de SEO negativo.

Publicaciones similares


Ningún artículo disponible


¿Tienes una pregunta o una opinión sobre el artículo? ¡Compártelo!

Tu dirección E-Mail no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*

Managed-Service

¿Quieres externalizar proyectos de contenido completos y recibir contenidos de calidad? ¿Te interesan otros servicios de contenido como la administración los los contenidos para tus blogs? Conoce nuestro Managed-Service y saca el mayor partido posible a nuestro paquete All Inclusive.

Solicitar presupuesto sin compromiso

Self-Service

¿Necesitas contenido adaptado a los tiempos que corren? Con el Self-Service puedes pedir tú mismo el texto que desees de una manera rápida y sencilla. Ofrecemos las mejores condiciones.

Registrarse ahora gratis

Autores

Miles de autores ganan dinero con sus textos a través de la empresa líder de contenidos. Tú mismo decides cuándo y cuánto escribir y así asegurarte unos ingresos flexibles. Descubre cómo ganar dinero escribiendo.

Registrarse ahora gratis