Skip to main content

El futuro de las cookies

Hasta 1994, año de la emergencia de la World Wide Web a nivel empresarial, cookie era un anglicismo con un significado esencial: galleta, las que devoraba Sid, el “monstruo” de Barrio Sésamo. Con la proliferación de los sitios web, el término adquirió otro significado: “galleta informática”. Aunque este pequeño fichero se asemeje más a las migas de pan de Hansel y Gretel.

En cualquier caso, hagamos un repaso al pasado, presente y futuro de las cookies.

Qué son las cookies

Lou Montulli, trabajador de la empresa que desarrolló Netscape, es considerado el creador de las cookies. Las implementó por primera en 1994. ¿Su objetivo? Establecer una comunicación bidireccional entre web y usuario con el navegador como intermediario.

Con el tiempo, los demás exploradores hicieron lo propio para facilitarnos la navegación en Internet. No obstante, a día de hoy el futuro de las cookies está en peligro.

Para qué sirven las cookies

Estos pequeños ficheros son creados por los sitios web que visitamos, los cuales dejan ese archivo en nuestro navegador. A su vez, la cookie se almacena en nuestro ordenador. Generalmente en la carpeta de archivos del navegador.

Dicho esto, y desde un principio, el uso de las cookies siempre ha tenido varios propósitos. A saber:

  • Las web hacen un seguimiento estadístico de los movimientos del usuario por su sitio.
  • En el caso de los eCommerce, permiten al usuario acumular productos en la cesta de compra.
  • El usuario puede elegir guardar los datos de acceso a una web: usuario, contraseña, etc.
  • Al mismo tiempo, la llamada session cookie -en el lado del servidor- permite a la web saber si un usuario está logeado.
  • Las cookies también almacenan URLs que luego se muestran en el cuadro del navegador al pulsar una sola letra.
  • También son capaces de guardar en un navegador gran parte de la configuración de, por ejemplo, el diseño de nuestros perfiles en RR.SS.
  • Los sistemas de afiliados guardan la cookie de la venta de un asociado durante semanas.
  • Por último, la nueva generación de Secure cookie almacena datos de usuario sensibles pero de forma codificada gracias a los servidores HTTPS.

Peligros de utilizar cookies

Es cierto que hay muchos mitos al respecto, como que una cookie maliciosa es capaz de borrar datos de tu ordenador. Por el contrario, porque son ficheros de texto plano, no cabe insertar un código que provoque brechas de seguridad. Estas suelen estar provocadas por objetos software con instrucciones para alterar la configuración de un navegador o el propio ordenador.

Ahora bien, debido a los avances del “lado oscuro” de la ingeniería informática, las cookies también pueden servir a fines maliciosos:

  • Bots que almacenan los datos de las cookies del usuario para conocer páginas visitadas de carácter privado y luego chantajear al internauta.
  • Robo o “escucha” de las Session cookies, que son las que almacenan los datos de acceso a una plataforma o información bancaria.
  • Phishing. El mencionado seguimiento de usuario puede ser utilizado para enviarle un correo electrónico suplantando una identidad.
  • Que un software malicioso consiga el correo electrónico de un usuario suele derivar en el envío de spam.

Cookies de terceros

Si hablamos del futuro de las cookies, las llamadas “de terceros” pueden convertirse en breve en otra forma de spam. ¿Por qué?

La mayoría de las plataformas publicitarias suelen utilizar este tipo de cookie para recopilar información de usuarios en otras webs o derivar tráfico a las suyas. Esa cookie de terceros suele descargarse desde un Pop-up o elementos publicitarios del sitio web que se visita.

Precisamente estas prácticas han provocado un nuevo debate en torno a la seguridad y privacidad de los usuarios. Aunque todavía queda por regular, navegadores como Firefox ya bloquean la descarga de cookies de otros sitios webs o aplicaciones que no sean la web que visita el usuario. La razón es sencilla: el usuario, cuando acepta la Política de Privacidad de un sitio, lo hace para aceptar las cookies de esa plataforma, y no las de terceros.

En este sentido también se ha pronunciado Google, que espera realizar cambios similares a los de Firefox para el año 2023.

Legislación GDPR

Pese a no tener una mención específica a las cookies, sí que existe una directiva explícita sobre la Ley de Privacidad a nivel digital. Y la legislación es clara: toda aquella recopilación de datos de usuario por parte de un sitio web (o varios) debe ser comunicada al internauta. La forma más común que conocemos es mediante una ventana emergente que debe permitir al usuario aceptar esa recopilación de datos.

En cuanto a si la GDPR, para 2023, va a prohibir las cookies de terceros, todo dependerá de las alternativas existentes.

Alternativas a las cookies y seguridad

Una de las que ya podemos ver en cada vez más sitios web son los avisos legales donde se permite al usuario elegir qué tipo de información puede recopilar el sitio web. Si no se prohiben las cookies de terceros, al menos todos estos avisos deberían incluir la posibilidad de bloquearlas o no.

Ahora bien, solucionado el problema de las cookies de terceros, ¿qué ocurre con las brechas de seguridad como la “escucha” de estos ficheros a nivel general? En este sentido, se llevan años trabajando en varias alternativas a las cookies:

  • Fortalecer la seguridad de los servidores HTTPS con certificados SSL más potentes y garantizar la comunicación web-navegador-usuario.
  • Avanzar más todavía en el control de las cookies por parte del usuario. No sólo en los avisos, sino a través funcionalidades del navegador como los Identificadores Abiertos de Publicidad (OAID). Creadas por los exploradores permitirían al usuario elegir qué información compartir y también servirían para un manejo más preciso de las cookies.
  • Navegar siempre de forma autenticada. A día de hoy, el 80% de los sitios web no requiere de registro para que los usuarios puedan consumir su contenido. No obstante, se está trabajando para encontrar un punto medio con la “Identidad no autenticada”, que puede valerse de la IP del usuario para evitar exponer el correo electrónico y datos de acceso.
  • Aprendizaje Federado de Cohortes o FLoC, de Google. La idea del buscador es que los usuarios, cuando accedan a la web y según sus itinerarios, se aglutinen en grupos a los que se llamarían “rebaños”. Estos grupos con intereses comunes serían semianónimos de cara a las plataformas publicitarias y “observadores maliciosos”. Ambas entidades sólo podrían conocer los datos de navegación de esos rebaños o cohortes, y no a los individuos.

Conclusión final

Terminamos dejando un interrogante sobre el futuro de las cookies. Esperemos que su legislación encuentre un justo equilibrio entre el respecto a la privacidad de los usuarios y el desarrollo comercial.

Si quieres contenido de calidad, Textbroker cuenta con miles de redactores y traductores profesionales. Más información aquí.


Ningún artículo disponible


¿Tienes una pregunta o una opinión sobre el artículo? ¡Compártelo!

Tu dirección E-Mail no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*

Managed-Service

¿Quieres externalizar proyectos de contenido completos y recibir contenidos de calidad? ¿Te interesan otros servicios de contenido como la administración los los contenidos para tus blogs? Conoce nuestro Managed-Service y saca el mayor partido posible a nuestro paquete All Inclusive.

Solicitar presupuesto sin compromiso

Self-Service

¿Necesitas contenido adaptado a los tiempos que corren? Con el Self-Service puedes pedir tú mismo el texto que desees de una manera rápida y sencilla. Ofrecemos las mejores condiciones.

Registrarse ahora gratis

Autores

Miles de autores ganan dinero con sus textos a través de la empresa líder de contenidos. Tú mismo decides cuándo y cuánto escribir y así asegurarte unos ingresos flexibles. Descubre cómo ganar dinero escribiendo.

Registrarse ahora gratis