Skip to main content

Divide y vencerás

Cómo redactar un texto y que no parezca un laberinto de palabras

Escribir es un arte, eso lo sabemos todos, pero si redactamos para la web, el arte se convierte a veces en un collage de palabras, keywords, tags de HTML… Y al final, en lugar de tener un texto armonioso, resulta que se ha convertido en un laberinto sin fin.

Cómo redactar un texto y que no parezca un laberinto de palabras

Escribir es un arte, eso lo sabemos todos, pero si redactamos para la web, el arte se convierte a veces en un collage de palabras, keywords, tags de HTML… Y al final, en lugar de tener un texto armonioso, resulta que se ha convertido en un laberinto sin fin.

Y es que en Internet escasean las Ariadnas que nos guíen con sus hilos conductores fuera de un texto complejo y difícil de entender. Tienes aproximadamente 3 segundos para convencer al lector de que tu texto vale la pena. Si con el título no le entra por los ojos, mal empezamos.

Piensa en el lector y conoce su comportamiento. Si se trata de un artículo para un blog, coloca la información importante al inicio del texto. Por ejemplo, si quieres dar un consejo, desvelar un truco o comunicar alguna novedad, no dejes al público con el alma en vilo durante 780 palabras porque paciencia no les sobra a los internautas. Y el tiempo, por lo general, tampoco.

La estructura del artículo debe ser clara y estar dividida en párrafos que faciliten la lectura. Divide y vencerás, como dice el título. Procura separar el texto en ideas, y que cada idea se formule en un nuevo párrafo. La tendencia de los usuarios es escanear los textos y quedarse con lo esencial. Resaltar las palabras clave o los puntos más importantes con negritas es siempre recomendable para conducir a tu lector a donde lo quieres llevar.

Los subtítulos siempre dan mucho juego. No solo favorecen el posicionamiento de la palabra clave en un lugar estratégico del texto, sino que también ayudan a localizar la información con mayor facilidad en caso de que se traten varios puntos importantes en el artículo. Reformular brevemente una parte del párrafo después de haberlo escrito es una buena fórmula para conseguir un subtítulo jugoso.

Las listas y enumeraciones a modo de esquema son esenciales cuando se describen funciones o características de un producto, de un proceso o, simplemente, cuando quieres dar una serie de consejos o recomendaciones al lector: primero haz esto, luego lo otro, más tarde lo de más allá.

Un buen texto es principalmente el resultado de cómo organizas tus ideas. No te conviertas en el minotauro de la Web. Prueba a dar forma a tus textos y agarra el hilo de Ariadna con fuerza para salir del laberinto. Los lectores te esperan.

 


Publicaciones similares


Comentarios

155257 29. junio 2013 - 17:37

Gracias, me fue de mucho provecho estos consejos, los tendré en cuenta en lo sucesivo.

Mardluna

Responder

¿Tienes una pregunta o una opinión sobre el artículo? ¡Compártelo!

Tu dirección E-Mail no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*

Managed-Service

¿Quieres externalizar proyectos de contenido completos y recibir contenidos de calidad? ¿Te interesan otros servicios de contenido como la administración los los contenidos para tus blogs? Conoce nuestro Managed-Service y saca el mayor partido posible a nuestro paquete All Inclusive.

Solicitar presupuesto sin compromiso

Self-Service

¿Necesitas contenido adaptado a los tiempos que corren? Con el Self-Service puedes pedir tú mismo el texto que desees de una manera rápida y sencilla. Ofrecemos las mejores condiciones.

Registrarse ahora gratis

Autores

Miles de autores ganan dinero con sus textos a través de la empresa líder de contenidos. Tú mismo decides cuándo y cuánto escribir y así asegurarte unos ingresos flexibles. Descubre cómo ganar dinero escribiendo.

Registrarse ahora gratis